Bichectomía: cirugía de las bolas de Bichat

“No es una intervención para todo el mundo”

Si tiene un rostro redondo, con mofletes grandes, y es un aspecto que le preocupa y quiere intentar mejorar, la bichectomía puede ser una manera de hacerlo.

“No es una intervención para todo el mundo”, comenta el Dr. Sergio González Otero, “ya que la pérdida y redistribución de los volúmenes grasos de la cara son unas de las cosas que ocurren con el envejecimiento. Por lo tanto, una resección excesiva puede provocar un aspecto demacrado, con descolgamiento de los compartimentos grasos situados por encima de las bolas de Bichat”.

Esta es una de las mayores preocupaciones del Dr. González, indicar la intervención únicamente a quien de verdad pueda verse beneficiado por la misma. “Rechazo numerosos pacientes que acuden a mi consulta para realizar exclusivamente la bichectomía, principalmente porque en la consulta de valoración detecto que esperan un resultado que no puede obtenerse con esta intervención. Si embargo, cuando el paciente se muestra receptivo a un enfoque más global, combinando la bichectomía con otros tratamientos como los rellenos de pómulos o la infiltración de bótox en los músculos maseteros, suelo realizar la bichectomía dentro del plan de tratamiento”

 

La bichectomía paso a paso

Es una intervención que se realiza perfectamente con anestesia local.

El primer paso comienza antes de la intervención, con una escrupulosa higiene bucal los días previos. La bichectomía se realiza por vía intraoral, es decir, por dentro de la boca, por lo que tener los dientes y encías en buen estado es importante para disminuir los riesgos de la intervención. Suele bastar con la utilización de un colutorio con clorhexidina cada 12 horas desde 3-5 días antes de la intervención.

Al ser una cirugía limpia-contaminada, conviene administrar antibióticos antes de la intrevención,profilácticamente, aunque no es imprescindible (se pueden administrar después).

La infiltración de anestesia local también se realiza por vía intraoral, como cuando uno acude al dentista. De esta manera se duerme la mucosa de las mejillas y el interior de las mismas.

Tras la realización de un pequeño corte en la mucosa, se extrae la grasa de las bolas de Bichat y se coagulan los pequeños vasos sanguíneos que puedan contener.

Para el postoperatorio se prescriben analgésicos y antibióticos durante 5 días.

Los resultados de la bichectomía se notan pasadas unas semanas, ya que la inflamación presente tras la operación mantiene el espacio que ocupaba la grasa extirpada.

bolas de bichat

 

 

 

¿Cuáles son los riesgos de la bichectomía?

“El principal riesgo, en mi opinión, es el llegar a un resultado estético insatisfactorio debido a expectativas irreales”, afirma el Dr. Sergio González Otero. “Esto no quiere decir que mis pacientes estén descontentos, todo lo contario, ya que no opero a quienes no sepan bien en qué consiste la operación”. También la infección es un riesgo, aunque bajo, según nos explica el Dr. González “por la utilización de antibióticos y colutorios desinfectantes”.

“Otros riesgos posibles, que nunca me he encontrado y esperemos que siga así mucho tiempo, son la alteración de la movilidad de la cara, al sonreír, y la alteración del flujo de saliva de la glándula parótida”. Estos se deben, según explica el Dr. González Otero, a la presencia de una ramita nerviosa del nervio facial y a la presencia del conducto de Stenon, que es el conducto de drenaje de la glándula parótida.