Endodoncia

Endodoncia: salvando tus dientes

¿Reconoce estos síntomas? Inflamación de la encía o de la cara; dientes sensibles ante el frío o el calor, dolor intenso o moderado continuo a la hora de masticar…

Éstas son sólo algunas de las alertas más comunes –aunque a veces no hay síntomas y sólo se detecta, por ejemplo, en una revisión dental- que nos pueden avisar de una inflamación o infección de la pulpa del diente, es decir, el tejido blando del interior del diente que contiene nervios, vasos sanguíneos y tejido conectivo. Esto sucede por varias causas, como una caries profunda, un traumatismo, periodontitis, una fisura o repetidos procedimientos dentales en el mismo diente.

Endodoncia-1-650x433

Nuestros dientes no sólo cumplen una función estética, si no que si están enfermos se verá afectado tanto nuestra correcta función fonética como la adecuada deglución de los alimentos.

Si usted padece alguno de los síntomas mencionados, es posible que su odontólogo le recomiende dos posibilidades: la extracción de las piezas afectadas, método que es irreversible o, lo más normal, que se intente primero la realización de una endodoncia que salve el diente. “Tras una extracción habría que poner un puente o un implante, pero el mejor implante que hay es el propio diente”, recuerda Silvia Méndez, especialista en endodoncias de la clínica González & Campos que también recuerda que la extracción se realiza en último término cuando el diente está tan perjudicado que no se puede salvar.

Además, con este procedimiento se evita que la infección de la pulpa enferma o muerta se propague a otras zonas de la boca y destruya el hueso alrededor del diente; también busca que las piezas dentales adyacentes y la encía no se vean afectadas por la falta de una pieza, por ejemplo, con desplazamientos de las piezas vecinas. Por otra parte, también se evitan procedimientos dentales más costosos.

“La endodoncia es una técnica que actúa en el interior del diente y es un tratamiento común que cuenta con un éxito superior al 90% gracias a las técnicas actuales, lo que la hace eficaz y segura”, explica esta especialista.

La endodoncia paso a paso

La endodoncia se clasifica en tres tipos: endodoncia unirradicular, cuando la pieza dental tiene una sola raíz, por lo tanto un conducto pulpar; birradicular, si tiene dos raíces; y endodoncia multirradicular, cuando el diente tiene más de dos raíces, y por ello mas de dos conductos pulpares.

Endodoncia-1-600x400

El proceso para realizar una endodoncia es el siguiente:

1)   Preparación. Examinadas las radiografías del diente afectado, el especialista administra anestesia local y coloca un dique dental cuya función es la aislar el diente que va a ser tratado y mantenerlo limpio de saliva, sangre o cualquier otra sustancia. Igualmente, evita que caiga en la boca el desinfectante y las limas usadas en el tratamiento.

2)   Incisión. Se hace una apertura en la base del diente (corona) que atraviesa el esmalte y la dentina hasta llegar a la pulpa.

3) Limpieza de los conductos. En esta fase, se utilizan instrumentos pequeños que permiten desprender de las paredes los restos del nervio, vasos sanguíneos y tejido inflamado o infectado de la pulpa. Además, se va lavando y desinfectando los conductos.

4)   Gutapercha. Una vez secos los conductos, se rellena con un material gomoso llamado gutapercha, que asegura un sellado completo de los canales de la raíz y evita que se vuelva a contaminar.

5)   Empaste final. Realizadas varias radiografías a lo largo del proceso y examinando una final, se tapa la cavidad de acceso a la pulpa con una obturación provisional o definitiva. En ocasiones, se puede esperar a la siguiente cita para hacer la reconstrucción definitiva. Algunas veces se coloca una corona que puede ser de diferentes materiales, como por ejemplo porcelana u oro entre otros.

Mitos y preguntas sobre la endodoncia

  • La endodoncia es un proceso doloroso. “Durante el tratamiento se utilizan anestésicos locales para evitar el dolor”, explica Silvia Méndez. Esta especialista reconoce que una vez pasado el efecto de la anestesia, el paciente puede notar dolor, e incluso inflamación en algunos casos, pero “siempre se damos instrucciones a nuestros pacientes que disminuir las molestias”, subraya.
  • La Asociación Americana de Endodoncia recuerda que, gracias a los nuevos tratamientos y analgésicos, cada vez es menos incómodo y doloroso este procedimiento. Es más, los pacientes suelen acudir al especialista cuando tienen un fuerte dolor de muelas, dolor que puede ser producto de tejidos pulpares dañados, por lo que tratarlos alivia al paciente.
  • ¿Son más frágiles los dientes tras una endodoncia? Aunque se ha avanzado mucho en el procedimiento y es raro que al poco tiempo el diente se fracture –es más, la tasa de éxito de este procedimiento es elevada y muchas veces es para toda la vida-, esta especialista explica que “es cierto que los dientes endodonciados tienen mayor peligro de fracturas que los que no han pasado por este proceso, una de las causas de fracaso de las endodoncias”.
  • ¿Estos dientes requieren de algún cuidado especial? Tras una correcta endodoncia y una adecuada restauración, lo más normal es que estos dientes se comporten igual que sus ‘vecinos’ sanos, requiriendo como ellos una correcta higiene, cuidados de prevención y visitas periódicas al odontólogo.