Implantes dentales

Implantes dentales: la mejor solución para volver a lucir sonrisas

La pérdida de una o varias piezas dentales supone tanto un problema funcional como estético. En el primer caso, los dientes adyacentes pueden moverse, es más difícil realizar una correcta masticación y se complica el mantenimiento de una buena higiene, lo que se traduce en problemas de salud bucal. Pero además, si nos falta algún diente nos sentimos más inseguros, nos causa pudor mostrar los dientes y, en consecuencia, empeora nuestra autoestima.

Para evitar estos problemas, cuando nos falta una o varias piezas dentales o algún diente está en tan mal condición que un endodoncista ya no puede repararlo mediante otras técnicas más conservadoras -como los empastes, por ejemplo- y hay que extraerlo, lo mejor es recurrir a los implantes dentales. Estos implantes son anclajes artificiales, normalmente de titanio, que sustituyen la raíz dental, integrándose tan bien en nuestra boca que conviven de forma sana y natural con el resto de tejidos que les rodean. Luego se les añade una corona, puentes u otro tipo de prótesis.

Implantes1-600x383

Estos anclajes artificiales se unene mecánica y biológicamente al maxilar o a la mandíbula debajo de las encías. Para ello, la situación ideal es que tanto encías como hueso estén sanas, pero a veces los especialistas se encuentran con un hueso atrofiado debido a una falta de estimulación por falta del diente o a una enfermedad periodontal. Esto provoca una falta ósea que disminuye tanto en altura como en anchura.

Sin embargo, “las técnicas evolucionan y esto ya no supone un problema, pues existen diferentes técnicas que permiten desde regenerar el hueso, hacer injertos o realizar implantes cigomáticos donde se utiliza el hueso remanente del paciente”, explica el doctor Sergio González, especialista en Cirugía Maxilofacial de la Clínica González & Campos.

Todo ello hace de los implantes una solución con innumerables ventajas: aunque nunca puedan ser la máquina perfecta que son los dientes naturales, los implantes tienen una capacidad masticatoria similar a la de las piezas naturales; evita la atrofia al transmitir fuerzas de masticación al interior del hueso, que reacciona reforzándose al conservar la función del hueso y no deteriora a los adyacentes; sus tasas de éxito son del 98% en pacientes sin otros factores y numerosas encuestas de salud demuestran que la calidad de vida con implantes es mejor que utilizando otras soluciones más clásicas como las dentaduras removibles (dentaduras postizas).

Sin embargo, hay dos preguntas frecuentes en los pacientes: ¿Todo el mundo es apto para recibir implantes? Y éstos, ¿duran toda la vida? El doctor González recuerda la necesidad de que el paciente explique al especialista si se está tratando de alguna dolencia, así como sus hábitos. En enfermedades tan comunes como la diabetes, este especialista recuerda que no hay problema con los implantes si los niveles de glucosa en sangre están controlados. Por su parte, para aquellos fumadores que los necesiten, tampoco habrá problemas por lo general para conseguir sus implantes, aunque sus niveles de éxito son un poco más bajos, en torno al 85%.

Implantes-2-600x464

“La duración de los implantes actuales dependen evidentemente del cuidado que se les dé”, recuerda el doctor González. “Si se mantienen la correcta higiene bucal, se realizan las revisiones y siguen los consejos de los especialistas, y no hay infecciones pueden durar toda la vida. Quizá sí haya que hacer arreglos en las prótesis, pero no en los implantes”.

Una prótesis para cada situación

Existen diferentes tipo de prótesis que se pueden colocar sobre los implantes dependiendo de las piezas afectadas:

Prótesis unitarias: es aquella en la que se sustituye una sola pieza dental afectada sobre un único implante y no afectan a los dientes sanos adyacentes.

  • Prótesis parcial. Cuando faltan más de dos piezas dentales ya no es necesario la correspondencia pieza dental-implante. Dependiendo de varios factores, como puede ser el estado óseo de la boca del paciente, en esta modalidad un implante puede soportar varias piezas dentales a través de un puente.
  • Prótesis completa. En este caso faltan todas las piezas dentarias de uno o ambos maxilares (maxilar superior y mandíbula), que se pueden sustituir de dos formas:
  • Prótesis removible. Como las sobredentaduras removibles, son aquellas que se encuentran sujetas por entre tres a cuatro implantes –aunque dependerá de cada caso- en cada maxilar mediante dispositivos de barras o bolas para darle. Estás prótesis son ideales para aquellos pacientes con gran pérdida de hueso y pueden ser retiradas por él mismo para su correcta limpieza. Aunque en algunos casos la prótesis no queda completamente inmovilizada, permite una correcta masticación y mejora la calidad de vida del paciente.
  • Prótesis fijas. Como por ejemplo las prótesis híbridas o las prótesis de porcelana. Son aquellas colocadas sobre más de cuatro implantes por maxilar quedando la prótesis cementada o atornillada, lo que impide que el paciente pueda retirarla (no así el cirujano si lo ve oportuno). Es ideal para los pacientes con pérdida moderada o leve ósea.

Carga diferida vs. carga inmediata

Una vez colocados los implantes se procederá a la colocación de las prótesis, situación que dependerá de cada caso.

Implantes-3-600x464

En la llamada carga diferida la colocación de la prótesis sobre los implantes se realizada transcurrido el tiempo necesario para el proceso de osteintegración, es decir, el proceso por el cual el hueso vivo se une con la superficie del implante dental de forma estructural y funcional. Para que esto se produzca requiere su tiempo, unos cuatro meses en la zona de la mandíbula y unos seis para el maxilar superior.

Sin embargo, las técnicas avanzan para dar respuesta a las demandas de los pacientes y por ello existe la llamada función o carga inmediata, por las que se pueden colocar estas prótesis en el mismo día que los implantes dentales. Como explica el doctor Sergio González, “es una opción recomendable por varias razones: por estética, ya que el paciente no tiene que esperar este tiempo; favorece la cicatrización del tejido y la osteintegración al estimular la reordenación del hueso, además no requiere normalmente de cirugías posteriores. Aunque evidentemente necesita posteriores visitas al especialista ya que son coronas provisionales”, indica este especialista. “Además, son muy beneficiosos para pacientes que necesiten de prótesis completas”, afirma González.

Eso sí, en estos casos, el paciente deberá cumplir una serie de requisitos para ser candidato a la carga inmediata, como poseer un buen estado gingival y periodontal o disponer de espacio intermaxilar suficiente para el implante y soportar la prótesis.