Odontopediatría

Odontopediatra: el dentista especialista en niños

¿Se ha preguntado alguna vez cuál es la importancia de los dientes? Gracias a ellos nos alimentamos correctamente, afectan a la expresión de la cara y su buen estado influye en una apropiada función fonética.

Pero para que todo ello se desarrolle de forma adecuada, el cuidado de los dientes tiene que ser una tarea que empiece casi desde el nacimiento. Para ello están los odontopediatras, dentistas especializados en el cuidado de la boca y los dientes de los más pequeños; algo necesario ya que los niños no son ‘pequeños adultos’, si no que tienen sus problemas y necesidades específicas.

El objetivo de estos especialistas es doble: por una parte actúan de forma preventiva, informando a los padres de los mejores cuidados bucodentales para evitar a sus hijos problemas presentes y futuros. Y, por supuesto, de forma terapéutica, paliando cualquier anomalía o contratiempo que aparezca.

Odontopediatria-1-600x399

Así, la Sociedad Española de Odontopediatría recomienda que los niños visiten a estos especialistas antes de su primer cumpleaños, con la idea de examinar los dientes, encías y mandíbula de su hijo y planificar con los padres el mejor mantenimiento de su salud bucodental.

Caries, golpes y dientes mal alineados, los grandes problemas

Aunque el odontopediatra se puede enfrentar a diferentes problemas bucales, hay tres áreas especialmente comunes en los niños:

Caries: la enfermedad crónica infantil más común es la caries dental, una infección del diente producida por unos microbios que habitan en nuestra boca. La caries es la destrucción de los tejidos de los dientes ocasionada por la presencia de unos ácidos producidos por la placa bacteriana en las superficies dentales. Esta enfermedad depende de múltiples factores como la poca higiene bucal, una dieta rica en azúcares o una gran exposición a estos ácidos derivados de los azúcares.

La caries de primera infancia puede aparecer con los primeros dientes, por lo que es necesario una correcta limpieza bucal y visitas al odontopediatra. Es importante cuidar los dientes de leche, pues una caries en ellos puede afectar a los dientes permanentes. Además, si no se cuida pronto visitando al especialista, las caries en los niños pueden producir dolor intenso y flemones.

Traumatismos: comunes son los golpes de los niños cuando son pequeños. Pero si hay alguno en la zona oral, es conveniente acudir al odontopediatra. Si estos traumatismos se producen cuando todavía están los dientes de leche, un golpe puede afectar al aspecto de los dientes permanentes o causar malformaciones en las coronas de estas piezas, que suelen aparecer sobre los siete u ochos años de edad. Si el traumatismo se produce en los dientes permanentes, igualmente es necesario que sean diagnosticados y tratados inmediatamente, existiendo así mejor pronóstico.

Antes de que aparezcan los dientes permanentes a los siete u ochos años, ya se pueden diagnosticar en muchos casos si existe algún problema de crecimiento y desarrollo bucodental, por lo que un tratamiento temprano con ortodoncia puede reducir el tiempo de ortodoncia fija, evita que el problema empeore y, además, da mejores resultados.

Guía básica para la salud dental de los niños

Odontopediatria-2-650x433

  • Leche materna. La lactancia materna no provoca caries por sí sola, pero es importante seguir las directrices higiénica-dietéticas, como limpiar siempre la boca del bebé tras las tomas y eliminar la toma nocturna tras la erupción del primer diente.
  • Limpiar desde el primer diente. Desde que salgan los primeros dientes es necesario mantener una buena higiene, la salud de los dientes de leche es igualmente importante que la de los dientes permanentes. Para ello, utilice una gasa humedecida o cepillos dentales especiales para bebés. Cuando su hijo cumpla los dos años, ya le habrán salido prácticamente todos los dientes, es el momento para utilizar un cepillo con una pequeña cantidad de flúor. Hasta los siete u ochos años, el niño no podrá cepillarse por sí solo los dientes, por lo que es importante crearles el hábito de limpieza.
  • Dieta sana. Para evitar las caries, no hay nada mejor que controlar la cantidad de azúcar que ingieren. Es difícil evitar que tomen dulces, pero hay que evitar que sea mucha cantidad y añadir las frutas y vegetales a la dieta.
  • El biberón. No acueste al niño con el biberón, pues la leche y demás bebidas contienen azúcar.
  • No compartir utensilios. Se desaconseja algunos hábitos como compartir utensilios con el bebé o limpiar el chupete con la saliva, ya que pueden ser fuentes de trasmisión de bacterias.
  • Flúor. El flúor es una buena herramienta para proteger el esmalte de los dientes, pero esnecesario hablar con el odontopediatra sobre la dosis adecuada.
  • Visite al odontopediatra. Aunque normalmente se solía llevar al niño antes de los dos años, será su especialista el que le aconseje cuándo ir, cómo cuidar la salud bucodental de su hijo y cada cuánto hay que hacer revisiones.