Rellenos faciales

Rellenos faciales: rejuvenece tu rostro sin pasar por quirófano

Nuestra cara es el reflejo del paso de los años. Es en la piel de nuestro rostro donde antes empiezan a aparecer los incómodos rastros del tiempo: algo de flacidez primero, las ojeras cada vez más difíciles de ocultar con maquillaje, las pequeñas arrugas producidas por nuestros gestos cotidianos que día a día se van quedando permanentes o algunas depresiones cutáneas.

Todo ello puede distorsionar nuestra expresión facial de una forma que no se corresponda con la realidad, por ejemplo, haciéndonos parecer cansados o irritados. Afortunadamente, en las últimas décadas los tratamientos estéticos han ido aumentando, evolucionando y mejorando, haciendo que estos antiestéticos problemas, que también afectan a nuestra autoestima, puedan ser corregidos de forma temporal o permanente.

Para tratar estos signos de la edad, uno de los tratamientos más demandados son los rellenos faciales, que dependiendo de las necesidades del paciente, se pueden utilizar en combinación con otros tratamientos de rejuvenecimiento, como las inyecciones de toxina botulínica.

Los rellenos faciales son procedimientos médicos estéticos que consisten en aplicar diversas sustancias –la más común, preferible y eficaz es el ácido hialurónico– destinados a recuperar los volúmenes faciales perdidos por el paso del tiempo, hidrata la piel y mejora su elasticidad, eliminar las arrugas y líneas superficiales, así como los surcos, ojeras y depresiones cutáneas y aumentar o realzar los labios, mejillas y contorno facial. Todo ello de una forma natural y sin necesidad de pasar por el quirófano.

Rellenos-faciales-1-600x400

Sus efectos, dependiendo de cada caso, pueden durar de ocho a dos años y, a veces, se pueden necesitar sesiones de seguimiento para conseguir mejores resultados.

Su técnica es sencilla y no requiere anestesia. Una vez que el especialista aconseja este procedimiento según lo que quiera conseguir el paciente, se evalúa las zonas a tratar y el tratamiento se lleva a cabo con unas agujas muy finas, mediante las cuales se inyecta las sustancias de relleno. Generalmente, cada sesión dura entre 10 a 20 minutos. Tras ello, el paciente podrá reanudar su actividad normal sin problemas, aunque en ocasiones puede haber una ligera inflamación o enrojecimiento en la zona tratada que desaparecen a las pocas horas.

Tipos de rellenos faciales

Las sustancias que se utilizan para los rellenos faciales se caracterizan por ser productos naturales biocompatibles y preferiblemente reabsorbibles –mejor muchas veces que los rellenos permanentes porque los cambios producidos por el envejecimiento modifican las estructuras cutáneas e, igualmente, las zonas a tratar-. Será el especialista el encargado de elegir qué sustancia es la más indicada para cada caso, dependiendo normalmente de las arrugas a corregir o del volumen que se quiera conseguir.

Rellenos-faciales-2-600x400

Entre las sustancias más normales encontramos:

  • Ácido hialurónico. Podríamos calificar a esta sustancia como la ‘estrella’ de los rellenos faciales. Sus ventajas la hacen la más utilizada y preferida por los especialistas, tal y como explica la especialista en Dermatología Minia Campos Domínguez, de la Clínica González & Campos. “La primera ventaja que encontramos en el ácido hialurónico es que es una sustancia natural que se encuentra en el cuerpo que se encarga de retener el agua, aportando hidratación y volumen a la piel. Con el paso de los años, se va degradando esta sustancia y al organismo le cuesta más renovarlo. Así, al reactivar esta función se reactivan a su vez otras células, produciendo por ejemplo, más colágeno. Su utilización para los rellenos es muy eficaz por su naturalidad, superior a la de otras sustancias, así como por su evolución en el tiempo, ya que los resultados se revierten naturalmente de forma que podemos ir modificándolo según las necesidades del paciente, sin miedo a que los efectos no se puedan modificar”, indica.
  • En el marcado existen diferente marcas que lo comercializan como Juvéderm, Perlane o Restylane y dentro del abanico del ácido hialurónico existen variedades; así dependiendo de su mayor o menor densidad se adapta a cada problema y zona a tratar. “De esta manera si es muy poco denso nos sirve para hidratar la piel; para las arrugas finas utilizamos este producto poco denso; denso para arrugas gruesas y muy denso para las pérdidas de volumen”, comenta como ejemplos la Minia Campos.
  • Lipofilling o grasa autóloga: Para realizar este tratamiento se utiliza la grasa de nuestro propio cuerpo extraída de otra zona para el relleno facial. Su principal ventaja es que al ser de nuestro cuerpo, no genera rechazo y es muy natural. Aunque entre sus ventajas se encuentra que se requiere una pequeña intervención para extraer esta grasa, el implante dura poco y dura más la intervención.
  • Hidroxiapatita cálcica: Otra sustancia que se encuentra en el cuerpo humano, en este caso en los huesos. Es un compuesto mineral especialmente indicado para las arrugas y pliegues profundas, como líneas de marioneta y se basa en la estimulación del colágeno. Es efectivo y completamente degradable, sus efectos se empiezan a notar con claridad a partir del segundo mes, y entre sus ventajas se encuentra que sus efectos son bastante duraderos. Una vez inyectada se estimula la producción de colágeno, a la vez que aumenta el volumen. Radiesse es la única marca que lo comercializa.
  • Ácido poliláctico: En este caso hablamos de un material sintético que, al inyectarse, estimula la producción propia de colágeno de la zona tratada. El ácido poliáctico se utiliza especialmente en la mitad inferior de la cara, por ejemplo para las líneas del contorno de la boca o para el relleno de labios finos. Una desventaja es que sus resultados no son inmediatos, si no que, al estimular el colágeno, sus efectos se notan gradualmente con el paso de los días, llegando a verse sus resultados óptimos pasados unos meses.
  • Colágeno: Es una proteína natural de nuestro cuerpo y un componente esencial de los huesos, ligamentos, tendones, cartílagos y piel. En los rellenos, se utiliza para remover las arrugas de la zona que se quiera tratar y actúa reemplazando el colágeno que genera nuestro organismo y que se ha ido perdiendo por el paso de los. Su pérdida natural, a partir normalmente de los 30 años, hace que la piel pierda elasticidad, tersura y firmeza. Es efectivo tanto en arrugas profundas como aquellas superficiales o finas, en la frente, en las patas de gallo, líneas de expresión, aumento de pómulos y aumento de labios.

Dudas sobre los rellenos faciales

  •  ¿Existen efectos secundarios? Los rellenos faciales son un tratamiento seguro y prácticamente no hay efectos secundarios. Como mucho, se pueden dar en ocasiones los típicos problemas pasajeros de cualquier infiltración, como hematomas en la zona tratada, alguna molestia, rojez o inflamación. Pero todo ello se pasa a las pocas horas.
  • ¿Cuándo puedo maquillarme tras una sesión? No hace falta esperar tiempo. Tras el tratamiento puede lavarse bien la cara con agua y jabón y usar maquillaje o cremas habituales sin problemas.
  • ¿Cuántas sesiones se necesitan? Depende de cada paciente, de los resultados a conseguir y de la zona. Su médico le explicará cuántas son necesarias para llegar al resultado más natural.